Nos ha fichado un productor…

Hay que ver lo caprichosa que es la vida a veces. Cuando le regalas tu disco a alguien, nunca sabes quién lo acabará escuchando.

producer

Vince, guitarra solista de Seventh Hell, paga sus facturas trabajando en un comercio cara al público desde hace bastantes años. En diciembre, le dio a uno de sus compis de trabajo y amigo nuestro EP, «We are burning!».

Su amigo, lo llamaremos X, le dijo «¡oye! pues yo conozco a JL, miembro y fundador de tal grupo que arrasó en los 90, se lo podría enseñar… Además, ha lanzado a la fama a unos cuantos artistas.» A lo que Vince, incrédulo, contestó: «¡claro! enséñaselo y que nos haga famosos tío, que ya está bien de vender zapatillas».

Y va y lo hace…

A finales de diciembre, cuando Vince ya no recordaba aquella conversación, recibió una llamada… La llamada de JL.

Lo que escuchó le gustó, y mucho. JL quería reunirse con nosotros. Estamos hablando de que una persona, catalogada por otras (y lo de otras es bastante importante) como uno de los mejores productores del país, que ha trabajado con los músicos de Prince y que ha vendido como 10 millones de discos entre propios y producidos para otros, quería una reunión con nosotros, Seventh Hell, ese grupo que se esfuerza pero del que nadie apenas sabe nada.

Para empezar, al igual que el resto de mis compis, lo que sentí fue un halago tremendo. Por las manos de esa persona había pasado mucha música, y que le hubiéramos gustado ya era algo interesante. Algo habíamos hecho bien (¡y Raul Abellán tuvo mucho que ver con su increíble trabajo!).

La cita se produjo el 3 de Enero en un sitio un poco raro para este tipo de citas… un 100 montaditos de un centro comercial :’D. La sensación que tengo es que aquella cita sirvió para que él se hiciera una idea de si teníamos las cosas claras o de si éramos unos flipados. La impresión debió ser buena, porque nos citó en su casa dos semanas después.

Estábamos muy emocionados pero yo no me quería hacer ilusiones. Trabajar con alguien de ese nivel significaría pagar mucho dinero que, posiblemente, no tendríamos, así que quería estar preparada psicológicamente para cuando me dijera el precio de su servicio (sí, nos buscó él, pero lógicamente no trabaja gratis).

Tras la reunión en la que hablaríamos de dinero (bueno, sí, era bastante dinero, pero todavía era algo pagable eso sí, con ayuda de un préstamo bancario), decidimos que haríamos el esfuerzo y que nos embarcaríamos en esta nueva aventura.

Llevamos unos meses trabajando con él y compaginando la composición con conciertos, grabación de videoclip (de la cual os hablaré en breve)… Está siendo bastante intenso la verdad.

No sé si esto nos llevará a algún sitio concreto o si será un paso más dentro de mi aventura musical. Lo único que tengo claro es que voy a aprovechar cada minuto para aprender al máximo y poder crecer como artista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.